Tú también, ¿verdad?


de ella?
¿Qué soy yo, si no más que unos cuantos trazos de realidad realizados por la sociedad y mi pesadumbre por ella? ¿Acaso tú no te peinas así porque de la otra forma pareces demasiado "normal"? ¿Acaso no te condiciona ser así porque ser asá, es ser muy sociedad? ¿Acaso podemos escapar de ella?
¿Tú nunca juzgaste a un señor trajeado? ¿Pensaste que sería un revolucionario con unas ideas que cambiarían a este mundo? ¿O tal vez pensaste todo lo contrario? ¿Que será un tipo corriente que hace su trabajo por despecho y no por afecto, que nunca ha pensado sus actos, ni en el mundo que le rodea? Que es ese modelo perfecto que la sociedad está construyendo, ¿cierto?
¿Y de ese chico con cresta, qué pensaste? Un tipo alejado de esta sociedad, con ganas de cambiar el mundo, intentando romper prejuicios absurdos, ¿no es verdad? Resulta ser, que al final, absurda es nuestra cárcel inevitable de desechos, de prejuicios, de prototipos, de cánones inventados que creamos y destruimos todo el tiempo. He visto chicos con cresta, con piercing y camisetas de Sex Pistols que creen con total convicción que es una marca de ropa (de nada). He visto mentes retrógradas en cuerpos que según la sociedad son unos antisistema que luchan y apuestan por todo a nada para cambiar el mundo. Los he visto, prejuzgar a un tipo con traje. Un tipo con traje que quizá tenga una concepción de su realidad y quiera hacer cambios internos, sin manifestaciones en su físico, ¿acaso hay problema en ello?
Siempre nos alejamos del lado de acá, y cuando nos encontramos allá, nos convertimos en lo mismo, solo que en distinta esquina.
¡Estúpidos y absurdos somos!

Sin título

Comentarios

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia

Archipiélago de palabras