Modo aleatorio

Giraba y giraba un mundo que solo parecía detenerse cuando los relojes se disparaban. Pero qué puta puede ser la ironía a veces,
Y me encanta. Como me encanta la silueta que dibuja tu boca cuando me mira y sin tocarme,
Ya me está besando.
Como me besa tu boca cuando ya me está rozando y las metáforas dejan de serlo y tu boca me toca y tus labios se funden y yo, que cuándo parar. Y tú, que cómo parar.
Cómo parar, me preguntas sin darme oportunidad para responderte. Porque sabes que la mejor respuesta está en la silueta que puedo dibujar con mis labios sobre los tuyos. Y lo sabes. Y lo sé.
Como sé que no entenderás este texto.
Como este texto, entiende que no tiene sentido.
Y el sentido, me dice que esto es un buen momento para parar.
De escribir, que no de besar.
Besar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia

Archipiélago de palabras