¿Cómo te atreves a opinar contracorriente?

En España, cuando se habla de tradiciones, mitad de ésta intenta incendiarte y la otra mitad apagar el fuego. Y lo peor: que la mayoría de las veces, tanto una acción como la otra es impulsada por simple inercia; sin criterio – propio – alguno. Para qué.
«Porque así ha sido de toda la vida».
Y sigamos. Sigamos girando como una noria gira sobre sí misma. O sigamos intentando morder nuestra propia cola creyendo que ésta es enemiga y no compañía. Sigamos creyendo que estamos avanzando, cuando es solo el tiempo lo que se escapa mientras estamos sentados. Sigamos, amigo, sigamos.

Comentarios

  1. Tu blog me ha gustado, soy Alberto me has comentado una publicación en Bloggers. :)

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saberlo. Un abrazo muy fuerte, Alberto. :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras