Domingo en sepia

Es domingo pero al Sol no le importa. Los rayos que se filtran por las cortinas apagan el contraste de blanco y negro de las teclas del piano, convirtiendo este día gris en uno sepia. Como triste pero sin estarlo.
Los pájaros cantan tímidos, desafinados, callados. No se escuchan los coches pasando, ni los niños jugando. Ni siquiera los perros ladran a los gatos. Nadie quiere romper el silencio de un domingo. Ni siquiera el piano.
Afinado en LA 440 besos que no me has dado, busco una melodía que aleje esas nubes que hacen modular este Sol mayor a un triste y fatal Sol menor. El viento, las hojas y tus abrazos golpean contra la ventana. Y me gritan, y me piden y suplican, que la abra, que convierta la melodía alegre en una locura que aumenta exponencialmente y termine en una bávara y estruendosa cadencia. 

Como esa tormenta que dejas cuando te vas y calmas cuando vuelves.

Comentarios

  1. Un Sol menor es la tonalidad idónea para esos domingos que caminan siempre tan melancólicos; con suspiros y miradas al cielo azul, o gris... Lindos acordes menores que abren el alma~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas. Un tanto decadente, pero preciosa.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia