Sobre música y mis dos piedras sobre ella

Necesito lanzar dos piedras a frases y opiniones que escucho en mi día a día, y esta entrada va a ser elegida para ello.

 La música que tanto amaba

Vivía enamorado de su música, que no de La música. Y esto creaba una ironía bella pero estruendosa. Elevaba su música a Dios, a Universo, a antídoto de todos los males. Sin embargo lo contrarrestaba con todo su odio hacia lo demás. Demasiado clásico. Demasiado moderno. Demasiado industrial.
Pensaba, y no le quiten la razón, que la música empleada para curarse, debía ser la Música que socorriera a todos. Creía que era única. Que era especial. Novedosa. Impredecible."Quizá sea la primera vez que lo escuches, pero aquí tienes toda libertad para crear tu música... Pero dentro de unas normas, claro." Pero dentro de unas normas. Pero dentro de unas normas. ¿Acaso la música clásica no te da la capacidad de crear libremente con unas pautas establecidas? ¿No pasa lo mismo con el pop? ¿El rock? ¿El flamenco?

 No me gusta ese tipo de música porque es repetitiva


No me gusta el *sustituir por género musical*  porque es repetitivo. Porque no innova. Porque son todas las canciones/obras iguales. Por eso prefiero la música clásica— Confesiones de un melómano que nunca decidió analizar lo que escucha.
Si el argumento es "no me gusta por ser repetitiva" no nos gustaría ningún estilo musical. Al final toda música (y arte) necesita unas bases en las que establecerse y cobijarse para, a partir de ahí, de esas leyes que No obstruyen si no que ayudan, Crear (o no...) lo que la hace diferente frente al resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras