La matemática de tus versos

Últimamente me ha dado por escribir cuando te vas. En ese momento escribo el silencio con la certeza de que volverás para leerlo.
Allí, descubro los axiomas ocultos de tu matemática perfecta para desear que regreses con todas mis fuerzas.
El primer axioma es sencillo, puro e indiscutible. El primer axioma eres tú.
El segundo: un beso más o otro beso nunca serán dos; serán los metros que hay desde el punto donde estemos hasta la salida.
De pronuncionar "te quiero" no se obtiene como resultado una respuesta por compromiso; tiende hacía el axioma anterior.
"Quédate un poco más" tiende hacia toda la noche y "espero vernos pronto" hacia mañana. Soñar es igual que dormir a tu lado y del atardecer al amanecer hay cuarenta malditos textos como éste. Porque últimamente me ha dado por escribir cuando te vas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras