Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Sobre los estados de Whatsapp

Imagen
Suena el despertador. Hoy retumba más fuerte y más temprano; maldito miércoles. Es como el punto de equilibro de la semana, donde todo lo bueno y todo lo malo se entremezcla, como el agrio café y el dulce azúcar se unen en esta maldita taza donde se lee I'm not a Wednesday person.
Pero de qué me voy a quejar, si mi mal no tiene cura. No tenía tiempo para tristeza absurda. Poco a poco, me recompongo, me desahogo gracias a la música que suena todos los miércoles por la mañana y a la frase que me resuena en mi interior: ningún sufrimiento es suficiente si desencadena felicidad.








Me lo tomo ligero, despeino mi pelo, me mimo la pereza y me visto del yo más puro que tenía en el armario; empieza una nueva etapa, y tengo que ir a por todas.
Sin lugar a dudas las nuevas etapas rejuvenecen a niños cansados de nadar a contracorriente, que creían ser viejos sin apenas haber pasado la primavera.
El problema de las etapas es que buscamos la que nos hará felices y sin embargo, preferimos permanecer…

El camino que creía ser meta. (y la meta que nunca lo fue)

Imagen
Aviso al lector: los términos empleados aquí no son objetivos ni exactos. La ignorancia es palpable a simple vista. Por favor, no juzguen mis palabras por mi incultura en el mundo financiero, empresarial y todo eso que no le importaría eliminar a un ser vivo si en ese hueco que deja en la Tierra lo pudieran rellenar con dinero. (Y disculpen también esta maldita generalización).
¿Soy quien me gustaría haber sido? ¿Soy lo que me conviene teniendo en cuenta mis habilidades para dar lo máximo de mí? Si se responde a la primera pregunta, ¿se da por hecho cuál va a ser la respuesta de la segunda?  ¿Dónde se encuentra la felicidad? ¿Dónde está la satisfacción plena respecto a nosotros? ¿En lo que nos gustaría? ¿En lo que nos convendría ser? Y si quieres ser lo que te gustaría, ¿es realmente lo que te gusta? ¿O solo es un sueño alimentado por la sociedad que considera éxito la fama y el dinero? ¿O es un sueño perdido de tus padres, los cuales vieron en ti una segunda oportunidad? ¿O es la en…