¿Va todo bien ahí afuera?

¿Va todo bien ahí afuera? Lo digo por los niños llorando a mamá para que le compren una consola nueva. Esos niños dormidos que ya no pueden imaginar que una caja es una nave espacial, que la cama es un búnker anti-todo, y los palos de madera un arma letal para luchar contra el "enemiguísimo" más enemigo que jamás ha existido, creado por la inocente y poderosa imaginación.
Lo digo por las esquinas en las que antes solo se observaba la soledad de la ciudad, pero que ahora son habitadas por la cara marginal de ésta. La que todos quieren ocultar, ignorar y creer que no existe.
Lo digo por las casas que la naturaleza está derrumbando, vengándose de los parásitos que vieron unas bonitas villas en las laderas más vírgenes del lugar.

Lo digo por los perros aullando a las farolas porque no alcanzan a ver la luna. Por los gatos que ya no arriesgan y prefieren morir con las dudas. Por la gente gritando pensando que así llevan más razón. Por las caras largas. Por las luciérnagas apagadas, y tus esperanzas perdidas.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia