Raíles de literatura

Un tren perdido, cruzando paisajes olvidados, con personas subiendo y bajando, día a día, sin descanso.
El tren perdido, está triste. Por eso busca literatura entre sus pasajeros, ellos le hacen poesía sin saberlo. No necesitan estar leyendo, ni siquiera estar despiertos. Sus sueños alimentan a este tren perdido, que encuentra su destino en el destino de los demás.
El tren, y la literatura, hechos uno. Literatura creada a través de sueños. Y rimándolos va, entrelazando las palabras ajenas para hacerlas un poco suyas, a través de sus raíles cruzados en el infinito. 

Comentarios

  1. Vivir más vidas por cada libro en nuestras manos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tropezar en las piedras de los personajes. Y creer haber tropezado mil veces en ellas. Y reírse de los desastres. Y sonreír a todas esas vidas.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras