Nota suicida

Ayer encontré una nota suicida en mi cama. Me bastó con entrar en mi habitación para saber que no era una nota cualquiera. No había muerto nadie, ni estaba manchada de sangre y además, estaba escrita en una letra de alguien relativamente cuerdo.
Ni si quiera la había leído aún, cuando ya sabía que aquello debía ser un presagio de un suicidio en silencio. Lo sabía porque el gato no se acercó a mí cuando abrí la puerta. Y ya saben lo que dicen, los animales tienen instinto para saber cuándo va a ocurrir una catástrofe, y él había sido partícipe de una. Además la habitación estaba más gris de lo costumbre. Faltaban esas malditas cortinas rosas que siempre te decía que odiaba.
Y que tanto echo de menos ahora. Porque al fin y al cabo, era tu color sobre mi habitación. Una habitación, en una podrida escala de grises.
    Me voy de aquí, espero que no eches en falta nada de tu habitación.
        Pium.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Sí, pero bueno, esta nota suicida es especial. En cualquier momento puede "resucitar", y volver...
      Ella y sus cortinas. ;)

      Eliminar
  2. Creo que me acabo de enamorar de este blog (y de todas sus canciones). En serio, me encanta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llena mucho tu comentario, de verdad. Muchas gracias por decirlo y, espero que siga enamorándote durante mucho tiempo. ¡Ponte cómoda, estás en casa!
      Un abrazo. :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras