Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Nota suicida

Imagen
Ayer encontré una nota suicida en mi cama. Me bastó con entrar en mi habitación para saber que no era una nota cualquiera. No había muerto nadie, ni estaba manchada de sangre y además, estaba escrita en una letra de alguien relativamente cuerdo.
Ni si quiera la había leído aún, cuando ya sabía que aquello debía ser un presagio de un suicidio en silencio. Lo sabía porque el gato no se acercó a mí cuando abrí la puerta. Y ya saben lo que dicen, los animales tienen instinto para saber cuándo va a ocurrir una catástrofe, y él había sido partícipe de una. Además la habitación estaba más gris de lo costumbre. Faltaban esas malditas cortinas rosas que siempre te decía que odiaba.
Y que tanto echo de menos ahora. Porque al fin y al cabo, era tu color sobre mi habitación. Una habitación, en una podrida escala de grises. Me voy de aquí, espero que no eches en falta nada de tu habitación. Pium.

A esta entrada le pondré tu nombre

Imagen
Tenemos fácil acceso a las fotos con personas ligera de ropa, con cuerpos atléticos. Sin impurezas, sin granos, sin desperfectos. Con una tripita perfecta, un pecho enorme y unas piernas tan largas que tienden al infinito.
Tenemos fácil acceso a deslumbrarnos con cuerpos así, que parecen sacados de las esculturas de la Antigua Grecia.
Estamos acostumbrados, a verlos en todas partes por la publicidad, por la moda, por las tendencias. Y a veces hasta soñamos con tener esos cuerpos, o tenerlos a nuestro lado de la cama para hacer cualquier cosa, menos dormir. Y si dormimos, que sea para soñarle.
Pues yo, todo lo contrario. Aunque sí que sueño con tener a un cuerpo y una mente al lado de mi cama para hacer cualquier cosa, menos dormir. Y si duermo, que sea para soñarle. Sí. Pero ese cuerpo tiene cosas que la publicidad y la moda llamaría "desperfectos". Aunque a mí me gusta llamarlos rasgos únicos que la hacen perfecta. ¿Qué seríamos sin esos lunares, pecas, arrugas?
Pero e…