¿Sigues o persigues?

No tengo ni puta idea de qué digo cuando hablo de lo que "es" la vida. Pero al parecer, una gran mayoría sí que sabe, con toda inocente plenitud, de qué habla.
Siguiendo a un pequeño sector de esa gran mayoría, la vida es de todo, menos vida. Un camino empeñado en demostrar que tu lugar no está en la Tierra. A menos que no sea bajo tres metros de ella, mientras los gusanos devoran lentamente cada rasguño de tu cuerpo, ya en descomposición. Y es ahí donde todo se une. Cuando un cuerpo muere, y a la vez nace. La materia no se crea ni se destruye, se transforma. Lo que un día fue una vida innecesaria de humano: piel y hueso. Ahora, abono de flores, plantas; vida nueva, completan este ciclo, triste o alegremente, vital.
Para otros, la vida no es más que moco de pavo. Un chiste. Un chasquido. Un soplido. Vive hoy, mañana puede que sea demasiado tarde.
La vida es todo lo que quieres que sea. Menos lo que realmente deseas que fuese. La vida no se define en el diccionario de la RAE. Ni siquiera en Wikipedia. La vida es hoy y mañana. Ahora, dentro de un segundo y dentro de dos. La vida es un beso, una lágrima, un grito o un susurro. La vida no es nada, pero cada "nada" que pasa completa todo. Y "todo", lo reducimos a una frase: esto es la vida.
Y acabo de elegir qué "nada" debe ser "todo". Mi nada eres tú. Y cuando alguien pregunte qué es mi vida, responderé: Mi vida anda, me besa y me mira. Mi vida es ella y toda su consecuencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia