Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Te elijo a ti.

Amamos a miles de personas. De hecho, ayer dejé alamor de mi vida. Por otroamor de mi vida. Me tieneloquito. Estoy seguro que este es el de verdad. Y ya van unos cuantos así. Pero solo era un crío, ya sabéis. Ahora he aprendido lo que es el amor. Sí. Solo tendríais que conocerme para saber que no miento.  

Estamos convencidos de que sabemos amar en el Ahora. Y lo que pasó en el pasado, solo fueron tonterías. Amemos en el ahora, aprendamos de las tonterías del pasado. Que puede que nuestra historia se esté repitiendo delante de nuestras narices…





El día que la libertad entró por mi ventana

En mi ventana miraba cada vez que buscaba algo que no encontraba en mi habitación. Allí se veín árboles, pájaros cantando, ardillas correteando. Mariposas volando de flor en flor, compartiendo polen con las abejas, aterrorizadas por las enormes alas de esas criaturas relativamente pequeñas.
   En mi ventana miraba y solo encontraba libertad. Pero cuando salía por la puerta no encontraba lo mismo que mi ventana mostraba. Tras la puerta solo hay ruido, coches dislocados, personas serias que no se miran. Insultos, sonrisas que no se creen ni ellas mismas...
Ahora en mi ventana solo veo los mismos coches que hacían ruido. Las mismas personas serias y esas miradas que transmitían vacío. Ahora las mariposas se fueron, y ese enorme árbol que tenía tanta vida solo es una imponente farola que nutre de luz artificial las noches oscuras.
  Ahora solo encuentro libertad dentro de mi ventana. Ahora mi libertad tiene nombre propio, tiene dos ojos que ciega al Sol y hace callar al ruido de esos coch…

Amor verdadero.

Ella estaba convencida de que era el amor de su vida. De hecho, su vida era solo de él.
Él, convencido también de que era dueño de su delirante corazón, se dedicaba a contar aterrorizado los días para su muerte. La única razón que podría conquistar la ruptura de este amor tan efervescente; el apocalipsis vestido de Muerte.
Pero no contaron con el presente. Hoy mismo lloran desconsolados. Ellos se han dejado e insultado. Ayer lloraban por el futuro, se alegraban por su pasado. Pero se olvidaron de algo; sin el presente los sueños se agotan.

¿Me ayudas?

Imagen
Las diez de la noche, las noticias terminan. Yo solo sé que no sé nada. Así me siento cada vez que acaban. Un fiel ignorante de todo lo que me rodea. Y los medios de comunicación y políticos no ayudan a un ciudadano/ser humano de poca monta, como yo, a desenvolverse por un mundo cada vez más complejo, repleto de tecnicismo económicos que solo expertos, o muy afines al tema de la economía, pueden comprender. Y así, nos quedamos con la misma cara que al comienzo del telediario. "Po' qué mal va el mundo. Vamos de mal en peor. Con esa' palabras tan rara' no puede ir bien. Seguro". Y Ciertamente, seguro que no tergiversamos demasiado la realidad si pensamos de esta forma. (O al menos seguro que no lo hacemos tanto como los medios). Pero vendría bien comprender qué es de nuestro mundo. Y nadie nos ayuda. 
Dudo incluso que la Supremacía de la clase política tenga lo suficiente para comprender el mundo que creen Gobernar. Ellos son los primates que solo saben acusarse ent…

En el corral de los pensamientos

Nos quema el aire, nos llevan los suspiros, pero el viento en contra, con los problemas a cuestas. Pero en la frente grabada la palabra dignidad. Grabada la palabra justicia. Grabada las pocas cosas que se salvan del mundo, contadas con una mano. O quizá dos dedos(...)

Ser de rutina me hace no ser. Ni ser si quiera ser vivo. Poco a poco más mediocres, transformándonos en lo que criticábamos, siendo lo que nunca seríamos. Al final todo igual, ponemos el ancla y que la marea nos lleve. Para qué enfrentarse a las olas, si puedes ser una de ellas.

Azul del mar. Azul cielo, azul libertad. Qué ironía, ¿Verdad? La apariencia no cuenta, pero nos engaña. No sé si es falta de inteligencia o abundancia de estupidez. Aunque para estúpidas estas palabras. Que son solo eso, simples palabras que no van a servir para nada. Para evitar soltar lágrimas, vomitando frases. En el algunos casos con más coherencia que nuestra vida propia. Propia vida nuestra, qué coherencia más ilógica.

Qué fragilidad más i…

Libres en un paraíso... Entre rejas.

Bostezar, soñar, dormir. Alarma. Despertar, blasfemar, desayunar. Prisas. Vestir, correr, salir. Tráfico. Mañanas llenas de verbos. Verbos rápidos, verbos convertidos en rutina. Verbos pesados, cansados. Malgastados. La acción que describe, irónicamente, nuestra pasiva vida. Corremos, vagando por la vida. Sin ilusión, con estrés, saturados. Sin emoción.
Cogemos aire, nos llenamos de todo, menos de oxígeno. De residuos, de contaminación, de humo negro. Tan negro como el mundo que hemos creado. Un mundo imperfectamente perfecto, que hemos querido convertir en perfecto. Haciendo de él, algo perfectamente imperfecto.
Y llegamos a casa, agotados. Bostezamos, soñamos... Dormimos. Y otra vez la alarma, las prisas y el tráfico...
Y así me convertí en preso de mi vida. Y así convertí mi ilusión en preso de tu mirada.

Nido de algodón aterciopelado entre púas del averno.

Quiero una camita que se balancee con el viento, que se caliente con el deseo, que se ponga tierna con amor. Nuestro amor. Una cama que susurre nuestra magia en forma de canción. Quiero tantos deseos como imperfecciones tengas. Infinitas. Imperfecciones imperfectamente perfectas. Imperfecciones que me quedaría con ellas hasta la eternidad. Imperfecciones transparentes, desnudas, dulces. Deseosas.
Perfecto es más perfecto cuando solo tus ojos lo reconocen como tal. Porque la perfección universal es lo más superficial que ha creado el hombre.

Relatividad, bonita relatividad, II. (Ampliación)

Todo es relativo. Una hormiga puede ser insignificante al lado de un elefante, pero enormemente gigante comparado con una efímera molécula. Cinco euros no son nada si se necesita una casa, pero una cifra estratosférica para alguien del tercer mundo.
La belleza, las cualidades, la perfección. Todo, absolutamente todo es relativo. Quizá la persona más bonita no sea “miss Universo”. Porque la belleza, la perfección, solo está en los ojos del que mira. Por ello, todo el mundo posee el derecho de ver su propio arte, su propia vida, tal como sus relativos ojos la ven. No hay nadie más bella que una madre. Nada más perfecto que una sonrisa al aire, de esa persona que es arte, para olvidar los arañazos que nos da a veces este relativo mundo. Un mundo tan imperfectamente perfecto, que el ser humano está destruyendo sin piedad, con su relativa inteligencia.

Paseamos por la calle y nos encontramos rodeados por millones de personas, relativamente. Porque todos ellos están contigo para sonreír. Per…

Tres tristes tigres.

El viento, el Sol, Nosotros. Cruzamos la calle. Nos quema el viento, nos congela el Sol. Hasta las sensaciones son relativas. Se puede confundir una risa por un llanto, pero no un llanto por una carcajada. Podemos creer todo y no saber nada. Cada palabra que decimos es relativa. Te quiero. Puede sonar lo más bello, si se pronuncia a quien se debe. Te quiero. Puede sonar lo más áspero que hemos escuchado en nuestra vida.
Las palabras no importan. Las palabras no son nada, si no es alguien, quien las dice. Y todos podemos ser ese alguien, de otro Alguien. Porque todos somos insignificantes para el mundo, pero podemos llegar a ser lo más importante para otros mundos. Mundos pequeños, que caben en cada mente de uno de nosotros.