Acabo de tener un sueño y estabas tú a mi lado.

¿No te apetece dormir a mi lado? Escuchar los sonidos del silencio, tu respiración tranquila frente a la mía. Acurrucados, luchando contra el frío invierno, con nuestro cálido amor, entre miles de edredones, tan tiernos como esos párpados que caen rendidos hasta pedir pausa, y con un beso, cerrar una noche mágica. Porque en magia conviertes cada segundo a mi lado.
Despertar entre susurros y bostezos, con una sonrisa leve, y tímidas manos que desean encontrarse. Acariciar con suavidad, como la brisa delicada del rocío, pero con el más tierno y cálido amor. Dejar jugar nuestros dedos, y poco a poco, acercarnos más, y más. Hasta que nuestros labios se aproximan, rozandose, pero no tocándose. "Buenos días, Te amo". Y el más dulce y primer beso del día cae en redondo. De repente, todo se acelera. Sentimos cómo nuestros corazones quieren aproximarse en cada latido. Cada beso lleva más amor que muchos ya quisieran. Y poco a poco, tu lengua, busca la mía, tu saliva me hechiza, tu mirada me acorrala. Todo se convierte en lento pero intenso, cualquier movimiento lleva más sentimiento que nunca. Y nada queremos que pare,pero estas palabras se acaban. Mejor continuar sintiéndolo y no leyéndolo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia