Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Llegar a la cama, Y joder qué guarradas, sin tí...

Soy un infeliz sin razón. Soy un insatisfecho por satisfacciones infinitas. Soy un hijo perdido más de esta puta sociedad, que no sabe lo que quiere, ni encuentra nada para buscar. Que le consuela todo, pero nada le es suficiente. Mis sueños se demuelen poco a poco, la realidad choca en mis neuronas, pero no quiero despertarme todavía.
Quiero construirte castillos de arena en la playa y que me los destruyas gratuitamente. Quiero seguir siendo Supermancon la toalla de la ducha, y creerme un héroe salvando las hormigas de la lluvia. Quiero construir selvas paradisíacas con cuatro muñecos en una maceta ya seca, e infinita imaginación. Deseo colarte en la fila del patio y que sea el mayor de los caballeros de todo el planeta y para siempre. Quiero regalar sonrisas con un simple "por mí y por todos mis compañeros". Quiero contar hasta cien y poder buscarte. Y poder encontrarte con un simple "me rindo". Quiero ser todo unFórmula-unocon mis zapatillas nuevas y fugarnos a l…

Acabo de tener un sueño y estabas tú a mi lado.

¿No te apetece dormir a mi lado? Escuchar los sonidos del silencio, tu respiración tranquila frente a la mía. Acurrucados, luchando contra el frío invierno, con nuestro cálido amor, entre miles de edredones, tan tiernos como esos párpados que caen rendidos hasta pedir pausa, y con un beso, cerrar una noche mágica. Porque en magia conviertes cada segundo a mi lado.
Despertar entre susurros y bostezos, con una sonrisa leve, y tímidas manos que desean encontrarse. Acariciar con suavidad, como la brisa delicada del rocío, pero con el más tierno y cálido amor. Dejar jugar nuestros dedos, y poco a poco, acercarnos más, y más. Hasta que nuestros labios se aproximan, rozandose, pero no tocándose. "Buenos días, Te amo". Y el más dulce y primer beso del día cae en redondo. De repente, todo se acelera. Sentimos cómo nuestros corazones quieren aproximarse en cada latido. Cada beso lleva más amor que muchos ya quisieran. Y poco a poco, tu lengua, busca la mía, tu saliva me hechiza, tu m…

Cansancio desolador.

Ni por ti, ni por mí. Por la vida. Que me rasco los cojones por cada muerte que sucede, no lo niego. Que vivo entre algodones, que tengo una cama y alguien a quien quiero, pero no me digas que no tengo derecho a cagarme en la puta esta, que llaman vida.
Entre algodones me fastidia, imagínate en el suelo cómo lloraría. Porque yo quiero ser feliz, y quizá tenga todo para serlo. Pero mejor morir amargado que feliz y solo. Nada me da tantas ganas de escupirle a la cara como al pesimismo que dicen que nos alejemos. Pero que cada vez lo hacen más imposible hacerlo. Porque yo podría reír solo, pero más bonita que ninguna, tu risa junto a la mía... Y es que estoy hasta los cojones de que hijos de puta vivan como quieran y los buenos como puedan. Los modales los escondí, como ha escondido el mundo la empatía, la educación y el corazón. Porque si el karma existe, ellos ya lo compraron, y Dios, creo, que se escondió si existe. No me extraña, al ver la mierda que hemos montado en todo lo que él h…

¿Esa cama está vacía?

Quiero aparecer a tu lado, en tu cama, y susurrarte al oído que esta noche no duermes sola, que soy todo tuyo. Hacer todo lo que me pidas por un beso es mi propósito. Seducir con la mirada el alma, decirnos todo y a la vez nada. Acercarme a tu rostro, sentir nuestra respiración cómo se acelera, muy poco a poco.
Nuestras manos se van encontrando, nuestros dedos bailan a ritmo de las pulsaciones, hasta que se escapan, buscando un nuevo rumbo. Nuestros labios cada vez más cerca, nuestro cuerpo se balancea y todo  va acelerándose. Unos abrazos se acercan con fuerza, pero con delicadeza, acariciando la leve curva de tu espalda, sintiendo como entre suspiros, soltamos el amor que tanto aguantamos. Susurros al oído, y nuestros labios cada vez más pegados. Todo por un beso, pero todo es insuficiente. Me apetece en tus brazos derretirme, en tu mirada desnudar, en tu cuerpo perderme y en tu mente encontrarte. Me apetece sentirme más tuyo y más de nadie más. Me apetece tus besos, tu cuerpo, y la…

Solo quiero quieros.

Quiero acabar con la rutina de la soledad. Quiero cambiar mi música por la tuya. Cansado de mi rutina, añorando la tuya. He dejado de oler tu esencia, ahora solo huelo a ausencia, pues lo que queríamos como más ahora es lo de menos. Porque más que ayer y menos que mañana, revives los tópicos muertos y amargos, tu música los contrapone. Quiero cambiar los "quiero" de deseo por realidad.