Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

Un suspiro.

Un suspiro...
Un suspiro por lo que somos, Un suspiro por las cosas que quedan por hacer, Por ese espacio vacío que intentamos llenar. Un suspiro por las inquietudes, por nuestros miedos, Y por lo que nos hizo llorar, reír, o gritar. Un suspiro por tu sonrisa, que siempre sea quien alimente mi alegría, Y otro suspiro por tu mirada, que sea la que devore mi alma. Un suspiro por las cosas que quedan por hacer... Por tus lágrimas caídas, en el amanecer. Un suspiro por lo que pudimos haber hecho, Por lo que hicimos, y por lo que haremos. Un suspiro por tu amor, por el mío y por el nuestro. Por tus besos, por tus defectos y afectos, Que me hacen... Suspirar. Un suspiro por ti. Un suspiro por mí. Un suspiro por nosotros. Y por lo que pudimos ser, lo que hicimos, Y lo que haremos.

Amor Idealizado

Las películas son realidad si las comparas con nuestra vida. Porque algo tan idealizado parece de película, pero sin embargo, es lo más real y transparente que puede existir, y quien no lo ve, está ciego. Porque nuestro amor no está hecho para ser comprendido, sino para compartirlo.
Entre la ternura y el amor, unas miradas pícaras se esconden, un deseo caprichoso, placentero, causado sobre todo por amor, alejado del gozo individual. Porque atracción de lo imperfecto mostramos, y la más bonita tú eres a los ojos de un loco enamorao. Porque nuestro amor es idealizado, e idealizados nos sentimos el uno del otro.
Sentirnos cerca nos basta para que nuestro amor se desborde. Mi corazón te siente cerca y la verdad con alegría, los pelos como escarchas, y nuestros labios pidiendo a gritos que se besen a quemarropa.
Tus manos delicadas que me agarran con fuerza, tu cuerpo bonito y pequeño, pero con la capacidad de refugiar a gigantes. Esa eres tú, y de mi vida has maravillado a la rutina co…

La Tuya...

Imagen
Tengo regalos olvidados más caros que los que tú y yo pudiésemos comprar. Relojes, anillos, cadenas de oro, y un infinito de demás mierda innecesaria, cara y, sobre todo, fácil de conseguir. Tan fácil como pagando con dinero; hasta el más miserable es capaz de hacerlo. Y es que el recuerdo no se paga ni se vende con dinero. Y es que Tú, me regalas el cielo con un beso.

No es por dinero, ni por tiempo, es por amor y necesidad. Sueño, y vivo en una mansión, envidia tendría el señor de la mansión Playboy si supiera de nuestra imaginación. Sueño, y de repente duermo y desaparezco. Porque despierto se sueña mejor, cuando estoy a tu lado… Pues todo lo demás me cabrea, enfurece, destroza o me mata.

El sueño de un soñador muerto por lo que le rodea. El sueño de un soñador tú eres. Porque no necesitas dar el cielo, dando tus besos. Porque eres cielo pisando tierra y eres sueño tanto despierta como dormida. Eres cielo, luz y algo que ha iluminado mi vida. Y vida, completa contigo. Mi vida no nece…