Entradas

Mostrando entradas de 2013

Nada

Me pregunto qué sería de mí sin ti. O de ti sin mí. O de la vida sin la música, o de la música sin vida. Muchas respuestas que desembocan hacia una respuesta resumida en una sola palabra: Nada.

¿Sigues o persigues?

No tengo ni puta idea de qué digo cuando hablo de lo que "es" la vida. Pero al parecer, una gran mayoría sí que sabe, con toda inocente plenitud, de qué habla.
Siguiendo a un pequeño sector de esa gran mayoría, la vida es de todo, menos vida. Un camino empeñado en demostrar que tu lugar no está en la Tierra. A menos que no sea bajo tres metros de ella, mientras los gusanos devoran lentamente cada rasguño de tu cuerpo, ya en descomposición. Y es ahí donde todo se une. Cuando un cuerpo muere, y a la vez nace. La materia no se crea ni se destruye, se transforma. Lo que un día fue una vida innecesaria de humano: piel y hueso. Ahora, abono de flores, plantas; vida nueva, completan este ciclo, triste o alegremente, vital.
Para otros, la vida no es más que moco de pavo. Un chiste. Un chasquido. Un soplido. Vive hoy, mañana puede que sea demasiado tarde.
La vida es todo lo que quieres que sea. Menos lo que realmente deseas que fuese. La vida no se define en el diccionario de la R…

Cómo hacer música sin música, sin ser música.

Te querías morir en aquel verano. En ese desastroso verano, de aquel jodido invierno emocional. Tú planeando quitarte la vida. Yo planeando quitarte la ropa. Así funcionaban las cosas en aquel verano.
No era nada personal, solo quería conocerte más. Quería ver cómo te quedaba ese traje que escondías entre la ropa. Ese traje color carne a juego con tus ojos miel, caramelo, marrones, crema, o vete tú a saber de qué color eran esos dichosos ojos que me convertían en lobo, aullando por su luna. El caso es que hacían una combinación apoteósica. Como un café y un blues, o un blues y un café. Como un piano y un saxofón. Como una canción con música.
Porque todas las líneas musicales de tu silueta resolvían en una cadencia perfecta. Y un Sol-do, a tu lado quedaba vacío. Y en una redundante nota, eras capaz de decir todo lo que un músico de bote diría en toda su vida.
Tenías el poder de hacer música sin música, sin ser música.

Busco princesa

Si has llegado aquí por el encabezado que acompaña, vuelve por donde entraste. Si has tenido un insulto entre los dientes al leer tal título, puedes continuar.

De hecho, lo de "princesa" dejó de ser un tierno adjetivo en el mismo instante en que me di cuenta que el mundo, no lo habíamos creado tan bien como lo habían hecho las películas de Disney. Las princesas no son perfectas, ni los reyes viven en castillos (aunque sí que viven a gusto...). Y Así es como destruí esos prototipos de mierda, empezando a crear mi propia república. Digo.. mundo.  Y quién necesita buscar a personas que cumplen el estereotipo universal, absolutamente perfecto, si puedes encontrar a personas que podrían crear el verdadero prototipo de lo que es "lo ideal". Y lo ideal, no es otra cosa que alguien con la magia suficiente para transformarse en tu nueva religión. 
De esta forma, es como perdí la fe en Dios, y la encontré en ti.


El día que decidí escribir sin palabras.

Tres susurros y un beso. Es lo que me hace falta para dibujar en tu rostro un universo.

Qué fácil, ¿no? Con qué poco te conformas. Cualquiera podría hacer eso por ti, y quedarías tan feliz como un niño con zapatillas nuevas.
Qué difícil, diría yo. Qué difícil, es encontrar a alguien, que con tres susurros, y un beso, dé razones suficientes para dibujar universos con tal de encontrar sonrisas, en ellos.

El ocaso de los ídolos o cómo gobernar a mamporrazos

Imagen
Supongamos que usted toca el piano. O el violín, o la guitarra, o el chelo. O incluso, la trompeta, en la banda pueblerina que acompaña las comparsas de las fiestas locales. En fin, que toca un instrumento. Y tras esto, por tocarlo/saberse dos notas, decide usted, cómo no iba a ser menos, ponerse el título de músico.
Ahora bien, imagine que todos se lo creen. Sabe usted utilizar la palabra como ese poderoso dictador alemán. Tal es ese poder que posee, que no necesitan comprobar la veracidad de esas maravillosas palabras, ni los fines que ellas esconden en su trasfondo, las cuales describen dedos rápidos y fuertes, tocando las más bellas melodías.
Su palabra llega tan lejos como su mentira. Y ahora se encuentra en un escenario inmenso. El prestigio alcanzado es nacional, y todos han decidido comprobar la grandiosidad de esos dedos prodigiosos. El público grita su nombre, zarandea carteles donde hay frases de verdaderos fans, la gran masa reclama tu nombre a gritos. Eres el líder de una …

Océano de sonidos

Imagen
El verano gira a una velocidad voraz. Se despide el estrés de la rutina laboral, para dar la bienvenida al estrés de las llamadas vacaciones. Coches, ruidos, aglomeraciones; prisa. Sobre todo prisa. Manchamos la playa, el mar se revuelve, ¿qué pensarán los habitantes de los océanos, cuando invadimos su mundo?

Nadie los escucha. Pero el océano nos dice algo. Las olas acarician bahías tiernas sin la presencia del humano. Los peces, las medusas, las algas. Todo ser que habita allí vive por inercia. La vida pasa sin temor, las corrientes agitan un poco sus vidas, pero el sonido de la pureza les vuelve a tranquilizar.

Solo una cosa temen. Chapoteos, motores, lanchas pasando a velocidades de vértigo, gritos, miles de toneladas de basura caen al mar, a su mundo, a su pequeño y a la vez enorme, rincón de este planeta. La paz se agita, ni una tormenta podría interrumpirla tan bruscamente. Y de repente, el océano calla.

Sencillamente, imbéciles.

¿Cuántas decepciones necesita el ser humano para sentirse arrepentido? ¿Cuánto tiempo necesita para sentirse agotado? Esas preguntas se me pasan por la cabeza cada vez que leo la prensa. La respuesta es clara: infinitas; a menos que toquen algo de suma importancia en este espléndido país, cultural e intelectualmente hablando.
Por ejemplo, ese fenomenal espectáculo, en el cual se asesina al más bravo animal del mundo, e incluso, a veces cae algún que otro mamífero, considerado el asesino más temido de este planeta; el ser humano. Caso aparte sería el catastrófico hecho de privar el derecho fundamental, mundial, y Altamente necesario de no retransmitir ningún partido en directo desde la televisión pública. Ya no hablemos de suplantar de la magnífica programación televisiva reality shows en los cuales se hace ver el prototipo ideal de un perfecto ciudadano. España se iría arriba. Creo que la tercera guerra civil se nos echaría encima de la noche a la mañana.
Razonando, meditando exasper…

Loco

No sé si es tu figura, la fragancia que dejas o los latidos que alteran el segundero del reloj cada vez que pienso en ti, lo que me impulsa a escribir estas líneas. La sencillez de tu corazón me vuelve  loco, cariño. No sé si es esa sonrisa que me transporta a la infancia o tu mirada, que me aporta toda la luz que  necesito, y más aún de la que voy a necesitar. No sé si son tus besos, o simplemente tu presencia,  que me atolondra el alma. Que no necesita ni respirar, ni comer, ni beber. Porque contigo no  necesito nada. Nada más que tu dulce existencia, para hacer que el descontrolado tiempo, se  detenga al fin. Esto es, para un amor cualquiera, pero único. ¿El amor? El amor lo convertiste en lo más sencillo y transparente de describir, sin la necesidad de palabras. Desde una mirada a una bonita sonrisa,  destronada por un beso. Es el amor que un ilustrado en corazón puede darte, porque palabras no  te encuentran, pero mis emociones se alteran al tenerte cerca. Pues para describir lo má…

"Clic", tiempo cero.

Si pudiera congelar los relojes haría del tiempo un chiste. Un chiste para reírnos los dos. Relojes congelados para buscarte las cosquillas, para reírnos sin limitador.
De un clic todo parado. Correría kilómetros sin contrarreloj, y acabaríamos revolcados entre un baño y espuma tan caliente como lo único que no se pararía: nuestro amor. Cálidos para olvidarnos del tiempo, congelados como cúbitos que se deshacen con sólo tocarlos.
Sin tiempo la magnitud primaria sería tu felicidad. Los minutos una sonrisa, los segundos un beso, las horas una lágrima. El tiempo serías tú. Esa cosa que siempre necesitamos para sentirnos controlados. Esa cosa que nos corroe, que nos quita el aliento y hace que todo tenga movimiento.

Dulce

Imagen
Dulce, entrañable, testadura. Impaciente, tolerante, menos de lo intolerante. Frágil como una pluma, fuerte como un diamante. Podrás arañarla, pero no matarla. Quiere y no puede, puede y no quiere; como todos algo caprichosa, como todos algo perezosa. Como nadie, me marca una sonrisa, con su exclusiva presencia. Canta para soñar, no para asombrar, porque nada mejor que ser por placer, y no para complacer. La rutina le abate, las ganas de morir renacen cada vez que señora Realidad le da un pinchazo. Los que hay a su alrededor les maltrata. No es algo físico, es todo por culpa de lo vacío que se encuentra todo. Pero y qué, y qué... Un pez no muere por alejarse un poco del agua que le da vida. Solo aprende a valorar algo tan sencillo como el respirar. Y ella no es la excepción. Quizá no todo se haga con una sonrisa, pero sí con cierta alegría. Aunque la ilusión algo tocada para no ser golpeada con más fuerza, son solo cuestiones para prevenir. En el interior siempre se esconde a una niña …

Jarros de agua fría

Imagen
Un tren lleno de destinos. Destinos con esperanzas, ilusiones, melancolías, tristezas, alegrías. Unos se iban, otros se irían. Quizá esas  vías eran la escapatoria para una vida mejor. Hacia unas tierras donde emprender un nuevo camino. O quizá, simplemente era un viaje vacacional, un destino turístico como los millones que se hacen en temporada vacacional. Pero eso, nada más importa ya. Lejos de la realidad, un golpe azota al presente, alejando de la realidad al futuro esperado. ¿Es solo una pesadilla? Chirrían las vías, voces que encarnan el miedo. ¿Qué está pasando? En un instante, en apenas seis segundo un ave se desploma. Unas cuatro cientas toneladas de alta velocidad se desgarran en una curva de los mil demonios, trasformándolas en tan solo chatarra.
Cincuenta, sesenta o setenta almas ven cómo sus corazones dejan de latir para siempre. El tiempo se detiene. ¿Es esto realidad? Dime que estamos soñando. Las líneas telefónicas explotan. Familiares asustados, nerviosos. Es de esos …

Siglo XXII. Quedáis presentados.

Se sigue buscando en el alcohol y las drogas una huida para este mundo tan perfecto, pero tan mal concebido por la especie humana. En los bares, los esclavos del hormiguero encuentran la esperanza de un mañana mejor. Filosofando entre cerveza y cerveza. Entre calada y calada se evaden los filósofos de esta época. Cansados de no ser escuchados, transformándose en lo que fue en la Edad Media el pueblo llano. Las palabras y el intelecto fueron derrotadas frente a la fama y el dinero. Pobres de bolsillo, poderosos de corazón y de alma. ¿Tienes algo que decir? ¡Fuera! (…) Disculpe. ¿Ese maletín de quinientos de los grandes es para nosotros? Es usted de los nuestros. Les aseguro que si naciera un nuevo Albert Einstein este moriría de hambre y su paso por la Tierra sería tan efímero como el de la mayoría que pasa por aquí. No es intelectual quien tenga ideas brillantes. Es quien aprovecha este ruin sistema para que su cuenta bancaria esté repleta de dinero. A poder ser, dinero virtual. Porque…

Y si te ríes, merece la pena.

Un paseo hacia el valle de la nada. Una conversación fría que hiela océanos. Unas caras raras, agrias, cansadas, aburridas. Como las frías palabras, el tiempo se atrasa y el viento se convierte en gélido aire invernal. Y eso es lo que le separan a estos dos cuerpos calientes en mitad de la Antártida. Un conductor que los una haría convertir inviernos en infiernos. Pero al igual que el carbón tarda milenios en convertirse en diamante, esta reliquia de conductor no se construye con nada que el materialismo pueda crear. Y este conductor, no se fabrica con otra cosa que con dos manos, dos corazones y dos amores que se transforman en uno, enorme, gigante e irrompible.  Tan irrompible, tan tierno, como una carcajada. Un frasco de agua ardiente en el hielo, un frasco de agua congelada en el desierto. Y así, si te ríes, morir mereció la pena. Si te ríes, yo lo dejo todo, pero ríete, para tener razones para morirme a tus pies.

¿Y tú?

Que me callo. Que grito. Que ando. Que corro. Que vuelo, que salto. ¿Suficiente? ¿Te apetece? ¿Me apetece? ¿Te apetezco? ¿Me apeteces? ¿Sí?
Que te calles, que grites. Que andes, que corras. Que beses, que saltes. Pero no dejes de mirarme. ¿Suficiente? ¿Te apetece? ¿Me apetece? ¿Te apetezco? ¿Me apeteces? ¿Sí? ¿No lo sabes? Yo tampoco lo sé. Tampoco sé ni eso, ni esto, ni lo otro. No sé nada. Tan solo quiero que sepas que callo, que grito, que ando, que corro, que vuelo, que salto, que corro. Mirándote. Y besar no, porque los ojos buscan oscuridad. ¿A podido alguien mirar al Sol sin quemarse los ojos? 

Yo tampoco.

El Sol se apaga, los deseos enloquecen.

El Sol se apaga y con él se van nuevas esperanzas. Así que guardo los kilómetros que no he recorrido hoy para poder hacerlos sobre tu piel quebrada, sedienta de deseos. Con poca luz y un poco de frío, para cogernos con ganas. Para pasar calor entre caricias en la espalda. Para sonrojarnos con el calor de nuestro apetito.
Y el Sol se apaga, las esperanzas se van, y nuestros deseos se agitan más y más. Andando, corriendo, volando. Con un chasquido teletransportado en el regazo de tu pecho. Sonrío, cierro los ojos… Y desaparecidos en el Edén.

Vivir soñando. Soñar viviendo.

Derrumbado en la playa, intentando marear su mente a orillas de aguas cristalinas. Una brisa inspiradora contra los rayos de Sol venidos del mismo averno. Una libreta y un lápiz escriben el arte más puro que alguien podría hacer, quizá relatando algo que el dinero no entendería jamás. Pero salvado del mundo durante cuatro efímeros minutos.  Su vida es sueño porque sueña, no porque tenga la vida que siempre había soñado. De hecho había tenido miles de sueños, pero nunca escribió cómo tendría que ser su vida. Mientras pudiera vivir, y no sobrevivir.

La culpa, amigos, la culpa siempre es de los demas.

Los niños negritos no comen. No... No comen. Sus madres Tienen los ojos sepultados en tumbas vivas, en cauces de ríos de lágrimas secas, con barrigas preñadas de muerte. La esperanza de vida está por debajo de un año, me cago en mi puta vida entonces.Se trafica. Sí... Se trafica con armas, con drogas, con hombres, con mujeres, con niños, con vidas, con ideologías, con internet, con política, con poder, con sueños. Con meterte el miedo en el cuerpo.
  Cada mañana... cada mañana me miro en el espejo y lo que veo no me gusta. Y entonces, en vez de comerme mi mierda fresca, te jodo a ti, te jodo a ti, te jodo a ti... Y te jodo a ti. ¿Por qué? Porque la culpa, amigos, la culpa siempre, es de los demás. Y la enfermedad se llama vivamos de los demás porque no tengo cojones ni sangre para vivir la mía. Tengo goteras en mi casa, goteras en mi curro, goteras en mi corazón. De las goteras de mi cabeza os hablo otro día porque ahora quiero dormir. Cuando duermo no pienso...
  Yo solo quiero volver,…

Te elijo a ti.

Amamos a miles de personas. De hecho, ayer dejé alamor de mi vida. Por otroamor de mi vida. Me tieneloquito. Estoy seguro que este es el de verdad. Y ya van unos cuantos así. Pero solo era un crío, ya sabéis. Ahora he aprendido lo que es el amor. Sí. Solo tendríais que conocerme para saber que no miento.  

Estamos convencidos de que sabemos amar en el Ahora. Y lo que pasó en el pasado, solo fueron tonterías. Amemos en el ahora, aprendamos de las tonterías del pasado. Que puede que nuestra historia se esté repitiendo delante de nuestras narices…





El día que la libertad entró por mi ventana

En mi ventana miraba cada vez que buscaba algo que no encontraba en mi habitación. Allí se veín árboles, pájaros cantando, ardillas correteando. Mariposas volando de flor en flor, compartiendo polen con las abejas, aterrorizadas por las enormes alas de esas criaturas relativamente pequeñas.
   En mi ventana miraba y solo encontraba libertad. Pero cuando salía por la puerta no encontraba lo mismo que mi ventana mostraba. Tras la puerta solo hay ruido, coches dislocados, personas serias que no se miran. Insultos, sonrisas que no se creen ni ellas mismas...
Ahora en mi ventana solo veo los mismos coches que hacían ruido. Las mismas personas serias y esas miradas que transmitían vacío. Ahora las mariposas se fueron, y ese enorme árbol que tenía tanta vida solo es una imponente farola que nutre de luz artificial las noches oscuras.
  Ahora solo encuentro libertad dentro de mi ventana. Ahora mi libertad tiene nombre propio, tiene dos ojos que ciega al Sol y hace callar al ruido de esos coch…

Amor verdadero.

Ella estaba convencida de que era el amor de su vida. De hecho, su vida era solo de él.
Él, convencido también de que era dueño de su delirante corazón, se dedicaba a contar aterrorizado los días para su muerte. La única razón que podría conquistar la ruptura de este amor tan efervescente; el apocalipsis vestido de Muerte.
Pero no contaron con el presente. Hoy mismo lloran desconsolados. Ellos se han dejado e insultado. Ayer lloraban por el futuro, se alegraban por su pasado. Pero se olvidaron de algo; sin el presente los sueños se agotan.

¿Me ayudas?

Imagen
Las diez de la noche, las noticias terminan. Yo solo sé que no sé nada. Así me siento cada vez que acaban. Un fiel ignorante de todo lo que me rodea. Y los medios de comunicación y políticos no ayudan a un ciudadano/ser humano de poca monta, como yo, a desenvolverse por un mundo cada vez más complejo, repleto de tecnicismo económicos que solo expertos, o muy afines al tema de la economía, pueden comprender. Y así, nos quedamos con la misma cara que al comienzo del telediario. "Po' qué mal va el mundo. Vamos de mal en peor. Con esa' palabras tan rara' no puede ir bien. Seguro". Y Ciertamente, seguro que no tergiversamos demasiado la realidad si pensamos de esta forma. (O al menos seguro que no lo hacemos tanto como los medios). Pero vendría bien comprender qué es de nuestro mundo. Y nadie nos ayuda. 
Dudo incluso que la Supremacía de la clase política tenga lo suficiente para comprender el mundo que creen Gobernar. Ellos son los primates que solo saben acusarse ent…

En el corral de los pensamientos

Nos quema el aire, nos llevan los suspiros, pero el viento en contra, con los problemas a cuestas. Pero en la frente grabada la palabra dignidad. Grabada la palabra justicia. Grabada las pocas cosas que se salvan del mundo, contadas con una mano. O quizá dos dedos(...)

Ser de rutina me hace no ser. Ni ser si quiera ser vivo. Poco a poco más mediocres, transformándonos en lo que criticábamos, siendo lo que nunca seríamos. Al final todo igual, ponemos el ancla y que la marea nos lleve. Para qué enfrentarse a las olas, si puedes ser una de ellas.

Azul del mar. Azul cielo, azul libertad. Qué ironía, ¿Verdad? La apariencia no cuenta, pero nos engaña. No sé si es falta de inteligencia o abundancia de estupidez. Aunque para estúpidas estas palabras. Que son solo eso, simples palabras que no van a servir para nada. Para evitar soltar lágrimas, vomitando frases. En el algunos casos con más coherencia que nuestra vida propia. Propia vida nuestra, qué coherencia más ilógica.

Qué fragilidad más i…

Libres en un paraíso... Entre rejas.

Bostezar, soñar, dormir. Alarma. Despertar, blasfemar, desayunar. Prisas. Vestir, correr, salir. Tráfico. Mañanas llenas de verbos. Verbos rápidos, verbos convertidos en rutina. Verbos pesados, cansados. Malgastados. La acción que describe, irónicamente, nuestra pasiva vida. Corremos, vagando por la vida. Sin ilusión, con estrés, saturados. Sin emoción.
Cogemos aire, nos llenamos de todo, menos de oxígeno. De residuos, de contaminación, de humo negro. Tan negro como el mundo que hemos creado. Un mundo imperfectamente perfecto, que hemos querido convertir en perfecto. Haciendo de él, algo perfectamente imperfecto.
Y llegamos a casa, agotados. Bostezamos, soñamos... Dormimos. Y otra vez la alarma, las prisas y el tráfico...
Y así me convertí en preso de mi vida. Y así convertí mi ilusión en preso de tu mirada.

Nido de algodón aterciopelado entre púas del averno.

Quiero una camita que se balancee con el viento, que se caliente con el deseo, que se ponga tierna con amor. Nuestro amor. Una cama que susurre nuestra magia en forma de canción. Quiero tantos deseos como imperfecciones tengas. Infinitas. Imperfecciones imperfectamente perfectas. Imperfecciones que me quedaría con ellas hasta la eternidad. Imperfecciones transparentes, desnudas, dulces. Deseosas.
Perfecto es más perfecto cuando solo tus ojos lo reconocen como tal. Porque la perfección universal es lo más superficial que ha creado el hombre.

Relatividad, bonita relatividad, II. (Ampliación)

Todo es relativo. Una hormiga puede ser insignificante al lado de un elefante, pero enormemente gigante comparado con una efímera molécula. Cinco euros no son nada si se necesita una casa, pero una cifra estratosférica para alguien del tercer mundo.
La belleza, las cualidades, la perfección. Todo, absolutamente todo es relativo. Quizá la persona más bonita no sea “miss Universo”. Porque la belleza, la perfección, solo está en los ojos del que mira. Por ello, todo el mundo posee el derecho de ver su propio arte, su propia vida, tal como sus relativos ojos la ven. No hay nadie más bella que una madre. Nada más perfecto que una sonrisa al aire, de esa persona que es arte, para olvidar los arañazos que nos da a veces este relativo mundo. Un mundo tan imperfectamente perfecto, que el ser humano está destruyendo sin piedad, con su relativa inteligencia.

Paseamos por la calle y nos encontramos rodeados por millones de personas, relativamente. Porque todos ellos están contigo para sonreír. Per…

Tres tristes tigres.

El viento, el Sol, Nosotros. Cruzamos la calle. Nos quema el viento, nos congela el Sol. Hasta las sensaciones son relativas. Se puede confundir una risa por un llanto, pero no un llanto por una carcajada. Podemos creer todo y no saber nada. Cada palabra que decimos es relativa. Te quiero. Puede sonar lo más bello, si se pronuncia a quien se debe. Te quiero. Puede sonar lo más áspero que hemos escuchado en nuestra vida.
Las palabras no importan. Las palabras no son nada, si no es alguien, quien las dice. Y todos podemos ser ese alguien, de otro Alguien. Porque todos somos insignificantes para el mundo, pero podemos llegar a ser lo más importante para otros mundos. Mundos pequeños, que caben en cada mente de uno de nosotros.

Caramelo revoltoso...

Eres terciopelo, caramelo, eres la cama que tanto deseo. Te miro, me sonríes, te sonrío. Busqué un beso y tú me diste una vida. Ahora busco tus pies y me arrodillo ante ellos, porque me haces temblar, pequeño terremoto. Porque en tu suelo, encuentro mi cielo. Porque soy todo tu pueblo, mi reina de lo inestable. Y como reina, reinas, pero no gobiernas. Reinas en el país de la utopía. Donde todo es tuyo, y todo es mío, pero dueños de nadie. Lo único nuestro es el tiempo, y el poco aire que separa nuestros cuerpos.

Octava maravilla del mundo; la primera del mío

Somos. Somos solo nosotros. Solo soy tú. Solo eres yo. Nada más importa. Mereces cielo, convertir el averno en vía láctea. Mereces más de lo que pido, más de lo que doy, más de lo que soy. Alcanzar el séptimo cielo, darle un bocao' a ese azul oscuro tan estrellado. Acariciar tu espalda, recorrer la gran vía de tu columna, surcar por los bordes de tus costillas, hacerte cosquillas. Colisionarme en cada poro de tu piel, encontrar planetas nuevos con mis labios, descubrirlos con nuestras lenguas. Astronautas de los sueños. Astronauta de tus deseos, estrella de mi cielo.

Niño, sobre todo sé niño.

Los farolillos dan una efímera y siniestra luz, cubriendo las calles encharcadas, frías y desoladas. La niebla congela el viento, los gatos maúllan consuelo, los perros le piden a la luna lo que en la Tierra no encuentran. Las ratas divagan por las calles; ya no distinguen las cloacas sucias del exterior.

El aire susurra con orgullo al silencio de la oscuridad. Todos duermen, como siempre, pero ahora sin hacer ruido. En el trasfondo de la ciudad suena una sirena que grita porque alguien pidió auxilio. Otra sirena, a orillas de una persiana entreabierta gime una bella melodía que oculta todos los miedos. En la ciudad unos fallecen, mientras otros mueren, por amor. En la ciudad unos lloran por dolor, mientras otros, por placer.
Las ratas vuelven a su casa, el ruido del silencio les atemoriza, la búsqueda de un paraíso acaba de ser abatida; la realidad del ser humano es demasiado dura para los humanos.

Todos los gritos conforman a la ciudad. Un lugar diminuto, con millones de almas, con …

Silencio.

Imagen
En el silencio de la ciudad

Silencio. Las farolas tiñen de una luz siniestra la ciudad. Los reflejos en el mar dulcifican la escena. Toda oscuridad  esconde luz, borrosa y desteñida. Se escucha el sonido del silencio, el sonido de una vida intentando hacer música a orillas de la soledad. Con la luna de público, con la arena aplaudiendo, y las olas murmullando, silencio.
Las notas acarician el viento, las manos como escarchas, el corazón le abrasa. Una melodía es lo único que le abraza. La clave de Sol tiende hacia el infinito, intentando llegar al cielo con escaleras de cuatro pasillos. El mundo es enorme, pero infinitamente diminuto. El cielo tan grande, y tú, estrella, tan bonita y tierna. Susurra silencio. Silencio tan fuerte que oculta los gritos, el ruido. El silencio también es música. Sobre todo si calla las voces del averno.


En el silencio de tu corazón

Silencio. Mi habitación, mi vida, pide a gritos silencio. Silencio de tus ojos, tu mirada nítida, traviesa, alborotada. Con lo…

Soledad.

Qué bonita es a veces, pero qué amarga otras tantas. Las horas pasan espesas con ella, cada minuto es eterno, pero a la vez los días vuelan tenebrosamente rápidos, como estrellas fugaces que han perdido el brillo y el rumbo, de tanto correr.
Nos convertimos en los únicos oyentes de la voz que proviene de nuestra mente. Tan oscura, tan ronca, tan profunda, que incluso nos cuesta reconocer ese sonido señero que parece provenir de ultratumba; nuestra propia voz.
Nos hace ser presos de nuestro silencio, en una cama fría, junto a las orillas de un río elaborado con nuestras penas. Alumbrados solo por una penetrante, pero efímera luz, que le da un poco de sentido a nuestro vacío exterior. Consuelo el nuestro por cierto, saber que nuestro vacío está en la capa superficial y no en el interior, como en el caso de muchos.
Empero, la soledad se puede vivir de otra forma. La soledad más bonita es la que se vive acompañada, en cualquier lugar. Destapados, tapados, pasando frío o calor. En un cuart…

¿Sueño, o realidad?

He soñado que por mucho que comía, seguía hambriento. Que por mucho que soñaba al dormir, no encontraba mis sueños. Que el agua no limpiaba, que todo me hacía sentir sucio. He soñado tanto, y a la vez tan poco...
He soñado que eras la única que me quitaba el hambre. Dejando que endulzara mi lengua por cada uno de tus rincones más tiernos. Así, solo podía soñar despierto, ¿Qué mejor sueño, que abrir los ojos y encontrarte? Y limpiar nuestra mente sin necesidad de agua. Que lo único que me limpiaba el alma eran tus caricias, tus rodeos de tus piernas sobre mi cabeza. Tu tierna barriga, junto a la mía. Tu lengua, más próxima a mi boca, que a la tuya. Y nuestro amor más fundido, que nunca. He soñado que soñaba todo lo contado, pero he despertado. Y ha resultado ser cierto...

Deja volar la relatividad. Y tu subjetividad.

Imagen
El arte. En toda su plenitud, relativo. ¿Son los sentimientos de un artista mejores o peores? A nuestro juicio, diremos que sí, pues una forma de expresarse puede ser más cercana a nosotros. O en caso contrario, no llegar a entender nada y clasificarlo como ruin o estúpido.
Y allá donde haya un intermediario, el valor (económico) se dispara. Nada de esto es positivo ni negativo, pues todo el mundo posee la libertad de dar su subjetiva opinión. Eso es lo bonito del arte, su relatividad. El aspecto negativo entra cuando se relaciona el precio, con su valor emocional o su expresividad. Pero no me extraña nada, viendo que hasta las personas, se ponen un precio....

Número 5: 140.000.000 $ - Pollock.
Paisaje dulce: 120$ - Un pintor amateur.

¿El segundo mejor que el primero? Más caro seguro, no hay que ser un lince. Lo demás... Observa, interpreta y quédate con lo mejor. Pero no creas que tu opinión es igual a la de los demás. Recuerda lo más importante, la relatividad.
Todos tenemos algo para en…

Llegar a la cama, Y joder qué guarradas, sin tí...

Soy un infeliz sin razón. Soy un insatisfecho por satisfacciones infinitas. Soy un hijo perdido más de esta puta sociedad, que no sabe lo que quiere, ni encuentra nada para buscar. Que le consuela todo, pero nada le es suficiente. Mis sueños se demuelen poco a poco, la realidad choca en mis neuronas, pero no quiero despertarme todavía.
Quiero construirte castillos de arena en la playa y que me los destruyas gratuitamente. Quiero seguir siendo Supermancon la toalla de la ducha, y creerme un héroe salvando las hormigas de la lluvia. Quiero construir selvas paradisíacas con cuatro muñecos en una maceta ya seca, e infinita imaginación. Deseo colarte en la fila del patio y que sea el mayor de los caballeros de todo el planeta y para siempre. Quiero regalar sonrisas con un simple "por mí y por todos mis compañeros". Quiero contar hasta cien y poder buscarte. Y poder encontrarte con un simple "me rindo". Quiero ser todo unFórmula-unocon mis zapatillas nuevas y fugarnos a l…

Acabo de tener un sueño y estabas tú a mi lado.

¿No te apetece dormir a mi lado? Escuchar los sonidos del silencio, tu respiración tranquila frente a la mía. Acurrucados, luchando contra el frío invierno, con nuestro cálido amor, entre miles de edredones, tan tiernos como esos párpados que caen rendidos hasta pedir pausa, y con un beso, cerrar una noche mágica. Porque en magia conviertes cada segundo a mi lado.
Despertar entre susurros y bostezos, con una sonrisa leve, y tímidas manos que desean encontrarse. Acariciar con suavidad, como la brisa delicada del rocío, pero con el más tierno y cálido amor. Dejar jugar nuestros dedos, y poco a poco, acercarnos más, y más. Hasta que nuestros labios se aproximan, rozandose, pero no tocándose. "Buenos días, Te amo". Y el más dulce y primer beso del día cae en redondo. De repente, todo se acelera. Sentimos cómo nuestros corazones quieren aproximarse en cada latido. Cada beso lleva más amor que muchos ya quisieran. Y poco a poco, tu lengua, busca la mía, tu saliva me hechiza, tu m…

Cansancio desolador.

Ni por ti, ni por mí. Por la vida. Que me rasco los cojones por cada muerte que sucede, no lo niego. Que vivo entre algodones, que tengo una cama y alguien a quien quiero, pero no me digas que no tengo derecho a cagarme en la puta esta, que llaman vida.
Entre algodones me fastidia, imagínate en el suelo cómo lloraría. Porque yo quiero ser feliz, y quizá tenga todo para serlo. Pero mejor morir amargado que feliz y solo. Nada me da tantas ganas de escupirle a la cara como al pesimismo que dicen que nos alejemos. Pero que cada vez lo hacen más imposible hacerlo. Porque yo podría reír solo, pero más bonita que ninguna, tu risa junto a la mía... Y es que estoy hasta los cojones de que hijos de puta vivan como quieran y los buenos como puedan. Los modales los escondí, como ha escondido el mundo la empatía, la educación y el corazón. Porque si el karma existe, ellos ya lo compraron, y Dios, creo, que se escondió si existe. No me extraña, al ver la mierda que hemos montado en todo lo que él h…

¿Esa cama está vacía?

Quiero aparecer a tu lado, en tu cama, y susurrarte al oído que esta noche no duermes sola, que soy todo tuyo. Hacer todo lo que me pidas por un beso es mi propósito. Seducir con la mirada el alma, decirnos todo y a la vez nada. Acercarme a tu rostro, sentir nuestra respiración cómo se acelera, muy poco a poco.
Nuestras manos se van encontrando, nuestros dedos bailan a ritmo de las pulsaciones, hasta que se escapan, buscando un nuevo rumbo. Nuestros labios cada vez más cerca, nuestro cuerpo se balancea y todo  va acelerándose. Unos abrazos se acercan con fuerza, pero con delicadeza, acariciando la leve curva de tu espalda, sintiendo como entre suspiros, soltamos el amor que tanto aguantamos. Susurros al oído, y nuestros labios cada vez más pegados. Todo por un beso, pero todo es insuficiente. Me apetece en tus brazos derretirme, en tu mirada desnudar, en tu cuerpo perderme y en tu mente encontrarte. Me apetece sentirme más tuyo y más de nadie más. Me apetece tus besos, tu cuerpo, y la…

Solo quiero quieros.

Quiero acabar con la rutina de la soledad. Quiero cambiar mi música por la tuya. Cansado de mi rutina, añorando la tuya. He dejado de oler tu esencia, ahora solo huelo a ausencia, pues lo que queríamos como más ahora es lo de menos. Porque más que ayer y menos que mañana, revives los tópicos muertos y amargos, tu música los contrapone. Quiero cambiar los "quiero" de deseo por realidad.

Un suspiro.

Un suspiro...
Un suspiro por lo que somos, Un suspiro por las cosas que quedan por hacer, Por ese espacio vacío que intentamos llenar. Un suspiro por las inquietudes, por nuestros miedos, Y por lo que nos hizo llorar, reír, o gritar. Un suspiro por tu sonrisa, que siempre sea quien alimente mi alegría, Y otro suspiro por tu mirada, que sea la que devore mi alma. Un suspiro por las cosas que quedan por hacer... Por tus lágrimas caídas, en el amanecer. Un suspiro por lo que pudimos haber hecho, Por lo que hicimos, y por lo que haremos. Un suspiro por tu amor, por el mío y por el nuestro. Por tus besos, por tus defectos y afectos, Que me hacen... Suspirar. Un suspiro por ti. Un suspiro por mí. Un suspiro por nosotros. Y por lo que pudimos ser, lo que hicimos, Y lo que haremos.

Amor Idealizado

Las películas son realidad si las comparas con nuestra vida. Porque algo tan idealizado parece de película, pero sin embargo, es lo más real y transparente que puede existir, y quien no lo ve, está ciego. Porque nuestro amor no está hecho para ser comprendido, sino para compartirlo.
Entre la ternura y el amor, unas miradas pícaras se esconden, un deseo caprichoso, placentero, causado sobre todo por amor, alejado del gozo individual. Porque atracción de lo imperfecto mostramos, y la más bonita tú eres a los ojos de un loco enamorao. Porque nuestro amor es idealizado, e idealizados nos sentimos el uno del otro.
Sentirnos cerca nos basta para que nuestro amor se desborde. Mi corazón te siente cerca y la verdad con alegría, los pelos como escarchas, y nuestros labios pidiendo a gritos que se besen a quemarropa.
Tus manos delicadas que me agarran con fuerza, tu cuerpo bonito y pequeño, pero con la capacidad de refugiar a gigantes. Esa eres tú, y de mi vida has maravillado a la rutina co…

La Tuya...

Imagen
Tengo regalos olvidados más caros que los que tú y yo pudiésemos comprar. Relojes, anillos, cadenas de oro, y un infinito de demás mierda innecesaria, cara y, sobre todo, fácil de conseguir. Tan fácil como pagando con dinero; hasta el más miserable es capaz de hacerlo. Y es que el recuerdo no se paga ni se vende con dinero. Y es que Tú, me regalas el cielo con un beso.

No es por dinero, ni por tiempo, es por amor y necesidad. Sueño, y vivo en una mansión, envidia tendría el señor de la mansión Playboy si supiera de nuestra imaginación. Sueño, y de repente duermo y desaparezco. Porque despierto se sueña mejor, cuando estoy a tu lado… Pues todo lo demás me cabrea, enfurece, destroza o me mata.

El sueño de un soñador muerto por lo que le rodea. El sueño de un soñador tú eres. Porque no necesitas dar el cielo, dando tus besos. Porque eres cielo pisando tierra y eres sueño tanto despierta como dormida. Eres cielo, luz y algo que ha iluminado mi vida. Y vida, completa contigo. Mi vida no nece…