¿Vuelas conmigo?

Nuestras caricias, tus besos, el roce de tu piel, el amor contenido... Me erizan el corazón, siendo los latidos quien marque el tiempo, y no el reloj. Perdido en la silueta de tu cuerpo; de cómo el cabello aterciopelado cae, ocultando, y remarcando, la sensualidad de tus bonitas curvas; siendo la más bella de ellas, la que describe la boca: tu sonrisa. Porque por encima de todo, estás . Y nada mejor que vivir enamorado, de todo lo que hace funcionar a este pequeño paraíso andante: de tu interior, de la fuerza superior que hace que volemos, agarrados de la mano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras