La simpleza de la complicidad

Gusto por jugar con los antónimos; por llamarte fea, por ser complicada, por pensar que te odio. Pocas veces escribo claro, pues muchas escribo pensando en lo más grande e imposible de representar con unas palabras expulsadas del corazón, por la mente.
Si la vida es música, y la música eres tú, espero ser esa melodía que explota la pasión de tu corazón.
Y esa eres tú. Salir, correr, el rollo de siempre, morirme en tus besos y olvidar a la gente. Joder, muérdeme ya por favor. Quiero inundarme en tu cuerpo, explotar con tus besos y transportarme a tu mundo con un te quiero. Quiero, Capricho, deseo, sincero. Y esa eres tú... AMOR.


La rutina de Ti, es la única rutina, que me hace vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras