Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

Es por ti.

Imagen
Menos llorar. Que mientras tú lloras entre terciopelo, él lo hace en el suelo. Llorar, gritar, quejar. Mirar a tu alrededor. Descubrirás que tus problemas son el sueño de algunos. Descubrirás que tu risa, está más cerca de lo que crees.
Cada problema es una miseria para cada uno de este jodido y enorme planeta. Y no hay más grandes, ni más pequeños. Porque para un niño, salirse del contorno en un dibujo es un dilema, pero simple juego cuando se aprende. Quizá perder un millón de euros sea una crueldad, pero más quisiera la mayoría tenerlos para poder perderlos. Todo es tan relativo... Incluso esa lágrima que recae en tu bonito rostro, parece pequeña allí. Pero es enorme lo que ocasiona en mí. Todo esto una crítica a las quejas, a los lloros y a los lamentos. Una crítica, con sabor a auto-crítica. Pues nadie sabe mejor del problema, cuando se ha pasado por él. Y se ha recapacitado, que estas lágrimas fueron en vano. Que estos tormentos son un chiste, y la risa debería de imperar. Pues …

Sueña, joder. Y en sueños te vi..

Nos enseñaron a soñar de pequeños. A ver la vida bonita, a jugar con los rayos del Sol en la playa, y haciendo ciudades inmensas de arena y gratuitas. Vivíamos en la utopía más bella. Hasta que un día nos levantamos, y nos enseñaron la verdadera mierda en la que vivimos. Y nos dicen que esto es así. La vida es así y seguirá siendo así. No hay nada que hacer. ¿Por qué? ¿Por qué destrozados la ilusión de tal forma? La solución no está en sonreír y mirar la vista. No. Aunque si quieres ser un jodido robot más que acompañe esta comparsa... Adelante, vive feliz, valiente ignorante.

La sencillez de tu corazón me vuelve loco, cariño.

La sencillez de tu corazón me vuelve loco, cariño...
No sé si es esa sonrisa que me transporta a la infancia. Tu mirada, que me aporta toda la luz que necesito, y más aún de la que voy a necesitar. No sé si son tus besos, o simplemente tu presencia, que me atolondra el alma. Que no necesita respirar, ni comer, ni beber. Porque contigo no necesito nada. Nada más que tu dulce existencia, para hacer que el descontrolado tiempo, se detenga al fin.
No lo sé, amor mío. Y no de posesión...  pues eres tú quien ha robado una parte de mi y la ha hecho suya. Convirtiéndola en lo mejor de mi...
No sé si es tu fragancia o tus brazos; refugio y consuelo de este intento de poeta, que dejó en el olvido y enredados, todos sus versos en la infinita perfección de tu cabello, en el paraíso en forma de silueta humana.
Para describir lo más bello, las palabras quedan desterradas por completo. Puede que sea por ser pobre en palabras, o porque encontré algo que nadie aún ha encontrado ni descrito; el amor. L…

No vueles alto, o morirás derretido, Ícaro.

Partí de una isla aquel día de mierda y topé con el océano a mis pies. Y el cielo, maldita sea, demasiado cielo estaba si quiera para poder mirarlo. Pero pequeño terremoto, sacaste al naufrago del mar y le pusiste las alas que tanta libertad dotó al pequeño Ícaro. Y navegando me encuentro conociendo a Marte, entre tus lunares, jugando a ser astronauta sin traje. Jugando a llegar al Sol sin quemarme.
Que ni el calor del Sol me derrite, y ni Sol eres, porque ni a la luna temes.
          Así que imagina...

¿Vuelas conmigo?

Nuestras caricias, tus besos, el roce de tu piel, el amor contenido... Me erizan el corazón, siendo los latidos quien marque el tiempo, y no el reloj. Perdido en la silueta de tu cuerpo; de cómo el cabello aterciopelado cae, ocultando, y remarcando, la sensualidad de tus bonitas curvas; siendo la más bella de ellas, la que describe la boca: tu sonrisa. Porque por encima de todo, estás . Y nada mejor que vivir enamorado, de todo lo que hace funcionar a este pequeño paraíso andante: de tu interior, de la fuerza superior que hace que volemos, agarrados de la mano.

La música que no toca instrumento

Las voces, el grito, el estrés, el agobio, corrompen la pequeña melodía de mi cuerpo. El capricho, las manías, la estupidez, el egocentrismo (...) muerto por dentro, hierven mis venas, que abaten a una ira irracional. Un mal día, un mal sueño y encima consigo la descomposición del único humano que me cuida e intenta comprender lo incomprensible. No hay nada peor que eso, créeme. Puede parecer bonito que nuestro ser esté unido por un hilo de empatía, pero destroza el vivir cuando mi mediocridad se prolonga convirtiéndose también en la tuya. Más cuando el problema no eres tú. Porque tú no dejas de ser mi música... y no de posesión. El mundo desordena mi mente, tu sonrisa me equilibra el ambiente... Tú cohesionas mi cordura.

El fagot, la viola, el clarinete, la tuba, la guitarra, el piano... pero tú...  ¿Tú?¡TÚ TOCAS MI VIDA!

La simpleza de la complicidad

Gusto por jugar con los antónimos; por llamarte fea, por ser complicada, por pensar que te odio. Pocas veces escribo claro, pues muchas escribo pensando en lo más grande e imposible de representar con unas palabras expulsadas del corazón, por la mente.
Si la vida es música, y la música eres tú, espero ser esa melodía que explota la pasión de tu corazón.
Y esa eres tú. Salir, correr, el rollo de siempre, morirme en tus besos y olvidar a la gente. Joder, muérdeme ya por favor. Quiero inundarme en tu cuerpo, explotar con tus besos y transportarme a tu mundo con un te quiero. Quiero, Capricho, deseo, sincero. Y esa eres tú... AMOR.


La rutina de Ti, es la única rutina, que me hace vivir.