De casualidad todo encaja.

El verbo tranquilizar todo el mundo lo conjuga genial. Pero a veces pasa que la mente cree saber más que lo que el corazón puede albergar. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras