Autodestrucción.

Un bonito y agradable enviado a todas esas personas que tanto quiero y me alegran la vida. Esto, se lo dedico a ellas.
"He vuelto a ser yo".
Todo un moderno en su esencia, claro que sí. Fastidiar al mundo que te rodea por haber alterado tu ego y no saber ni siquiera lo que eres. Combatir tu ira con el mal ajeno, sin darse cuenta que el único enemigo real son ellos propios. 
Esa "persona" que fastidia para sentirse orgullosa. Esa misma que niega su egocentrismo, cuando quieren que todos la adoren por cómo viste, por cómo es, por ser Diferente. ¿Y quién no se define como diferente? Diferente no es vestir con ropa que se puede permitir dos de cada 1000 personas. Diferente no es ser más guapo, o más feo. Y por qué no, aprovechar para atacar sobre el materialismo tan agradable que existe. Ni vivir en una chabola o en un castillo, ni conducir un Jaguar o un Renault 1, te hace diferente y mucho menos mejor persona, por algo que puede conseguir incluso la persona más terrorífica del mundo. Diferente es vivir la vida o interpretarla de una forma diferente al resto. Lo demás son cánones creados por la Sincera y Transparente caja manipuladora.
Preocuparse por ser "Yo" es algo tan hipócrita como pertenecer a la ONU y gastarse la mayor parte en armas de destrucción humana. "Yo" sale de la misma inconsciencia, e intentar cambiar tus hábitos te hace no serlo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

La de gris color cielo

La mujer galaxia

Archipiélago de palabras