Vómito de frases.

Una canción me impulsa hasta el cielo, sintiendo la velocidad de la luz a mis pies, dejándola atrás.
Una palabra me hace convertir este poema en un texto, dejando una brillante rima por una asombrosa frase. Mientras escribo estas palabras el Sol se esconde en el horizonte, el cielo se oscurece. Lo natural desaparece. Lo artificial colorea un mundo lleno de pigmentos eternamente diminutos. La relatividad hace que todo esté tan cercano como lejano. Cada pigmento cuenta en cada porción de este milimétrico mundo, haciéndolo perfectamente imperfecto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras