Dejar en el olvido.

Que no hay ningún camino que no tenga un paso amargo, y que por cada paso amargo una lágrima le acompañe. Pero hay que aprender a convivir con esos pasos, es lo único que nos queda.
Además, ¿Cómo podríamos valorar ese paseo alegre y juvenil, sin esos vaivenes? Que cada paso amargo, le acompaña tres alegres, y millones de sonrisas. Todo es maravilloso, si le buscamos el truco a la vida; un mago, que juega con el mundo, con sus reglas, para hacer cosas inverosímiles, fantasiosas, maravillosas. Una maravilla tan breve, pero tan perfecta, que dejan en el olvido, esos pasos depravados.
"El pasado es pasado, y del pasado, no me acuerdo"

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras