Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Dejar en el olvido.

Que no hay ningún camino que no tenga un paso amargo, y que por cada paso amargo una lágrima le acompañe. Pero hay que aprender a convivir con esos pasos, es lo único que nos queda.
Además, ¿Cómo podríamos valorar ese paseo alegre y juvenil, sin esos vaivenes? Que cada paso amargo, le acompaña tres alegres, y millones de sonrisas. Todo es maravilloso, si le buscamos el truco a la vida; un mago, que juega con el mundo, con sus reglas, para hacer cosas inverosímiles, fantasiosas, maravillosas. Una maravilla tan breve, pero tan perfecta, que dejan en el olvido, esos pasos depravados.
"El pasado es pasado, y del pasado, no me acuerdo"

Tú, tú; Tú.

Tú, ocho,

infinito, Argentina,  Dulce de leche. Algo tan Dulce como las Golosinas, a ritmo de Stop The Clocks y con fragancia de Flor.  Flor cristalizada, Transparente, brillante. Sonrisa, Alegre, Algo Testadura, Dura, y Blanda, como la suela de sus Converse; tan Sencillas, tan Perfectas, tan Coloridas. Un Sol para la noche, un Arco Iris para la lluvia, una vida para el mundo. Una Fanta de Naranja; burbujeante, Intranquila, explosiva al removerla. Una Piruleta Azul pasión; Romántica, Única, Cariñosa. Suelo Acogedor, Caliente, Diferente. Un Winieh The Pooh personalizado; Sensible, Empática, Simpática. Un reloj se Para al verte, desafiando al tiempo, a lo imposible.  Una voz susurra en mi oído; música para mis sentidos.

Puede, quizás, nunca.

Puede que nunca sea para siempre, ni siempre para nunca.Puede que algún día nuestros caminos se alejen, se bifurquen, pero no me preocupa. Sé que estamos hechos uno para el otro. Tarde o temprano nuestros caminos volverían a cohesionar, como los polos opuestos de un imán, con la fuerza del Big-Bang. Tan enorme y enana al compararla contigo.

Vómito de frases.

Imagen
Una canción me impulsa hasta el cielo, sintiendo la velocidad de la luz a mis pies, dejándola atrás.
Una palabra me hace convertir este poema en un texto, dejando una brillante rima por una asombrosa frase. Mientras escribo estas palabras el Sol se esconde en el horizonte, el cielo se oscurece. Lo natural desaparece. Lo artificial colorea un mundo lleno de pigmentos eternamente diminutos. La relatividad hace que todo esté tan cercano como lejano. Cada pigmento cuenta en cada porción de este milimétrico mundo, haciéndolo perfectamente imperfecto.