Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Verdades como elefantes.

Imagen
Dicen que la sinceridad es uno de los valores más bonitos del ser humano. No hay nada más transparente, sencillo, inocente... que decir la verdad. Ser sincero, a veces no es tan bonito, ni inocente; arrepentirme, dudar... Durante una semana, puede ser un ejemplo. Pero no hay mayor satisfacción que arrepentirse de haberme arrepentido.
Porque el tiempo lo dice todo; me ha dicho que hice lo correcto. Que el ir rápido, al fin tuvo un bonito encuentro. Porque todo con el tiempo se pone en su lugar. Y mi lugar, sin lugar a dudas, es a tu lado.

Irreconocible. Viva mi ego.

Soy malo, desconfiado, desenfadado. Casi todo lo que hay en mí alrededor me cabrea. Nadie me entiende.  La rutina me destruye, las comparaciones me revientan, por muy bien parado que salga,  ellos son ellos. Yo soy yo.
No trato de ser diferente, me limite a vivir. No quiero una carrera espléndida, ni una matrícula de honor; Vivir. Y actuar justo como quieren que actúe, no me motiva.  La envidia me mata, todo el mundo es mejor que yo, en cualquier cosa. Los elogios solo son una forma de hacer sentir mejor. No nos engañemos. La verdadera y única felicidad se encuentra en la infancia. Si sigues siendo feliz, lo siento, pero eres un ignorante. O enhorabuena, por tener el privilegio de no hacer caso a toda la escoria que nos rodea. Sinceramente, a veces me puedo permitir el lujo de ser un ignorante, lo admito. Pero no es mi culpa, existe gente maravillosa. He sido un iluso, estrictamente solo son una o dos persona. Los pequeños detalles me hacen sentir bien. Una sincera sonrisa, el mayor r…

Gracias.

Soy difícil de enamorarme, quizás un poco exigente con la gente. Que alguien me guste, ya es un gran logro. No me gusta lo fácil. Gente que se ofrecen a ti, como si de un objeto sexual se tratasen, perdiendo la dignidad. Nos atrae lo que no poseemos, lo desconocido. Ese "morbo" por descubrirlo, que nos hace entramar aventuras hacia lo complicado, arriesgarnos. Y es que el ser humano es así de curioso.. No lo podemos evitar. Se dice que las personas tímidas esconden una gran personalidad, y poseen los rasgos y características nombradas anteriormente; esforzarse, para adentrarse realmente, en esa gran persona, puede resultar complicado. Ahí empieza la aventura. Mi aventura empezó estrictamente hablando, hace poco más de un mes. Un día cualquiera, de un mes cualquiera, y una chica, por aquel entonces, cualquiera. La misma chica que me ha salvado estas vacaciones. Todo fluía con rapidez, pensamientos desenfrenados ardían en mi cabeza, y la idea de perder el tiempo, era la única…