Noches de verano.

El cielo, pigmentado por las pequeñas luciérnagas estelares, acaricia mi vista. Una sutil brisa sacude mi rostro. A lo lejos, susurra el veraniego sonido de los grillos, y una balada rockera se hace oír de fondo...
La noche persigue la perfección, pero no la encuentra.
Solo necesita buscarte para que la descubra...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras