Directo al cielo.

Dame una razón por la que llorar, y te daré tres por las que sonreír.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras