Dinero, dinero. Mediocre sociedad.

La estupidez humana llega a límites insospechables.
"Somos los únicos animales que matamos por metros cuadros, la única raza que se destruye a sí misma.
La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. 
Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida.
Estamos destruyendo nuestro propio mundo." 
El corazón no entiende de razones cuando se antepone un talonario en la mesa [...] es duro pensar que el dinero sea más prioritario que los sentimientos, e incluso la Vida de una persona. 
Explotamos a niños inocentes para que nuestro bolsillo sea aún mayor, para tener todo lo que deseamos, y más aún. Nuestra vida gira en torno al dinero, todo lo que no sea ganar, comprar, gastar, será mal visto por esta sociedad consumista.

Todo esto no cambiará, hasta que una vida humana no tenga precio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras