Alegre mañana

Motivación es levantarse a las doce del mediodía, abrir la ventana, y ver como los rayos del radiante Sol filtran por el translúcido ventanal. Los cálidos rayos tiñen de color y vida a la oscura habitación.
Mientras toco la vivaz Sonata No 25 de Beethoven, el leve sonar de los pájaros deleita mis oídos.
El silencio matinal hace que me concentre únicamente en la obra, mi inspiración se eleva más y más. Mis dedos caminan solos por el teclado, y mis sentidos están únicamente expuestos a la melodía. Todo marcha perfecto [...]

A quien madruga... El sol no le ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No se ponga celoso, Horacio

Ciao, agosto!

Archipiélago de palabras